1 de mayo: día de las reivindicaciones del trabajo digno

Rosa Patricia Quintero Barrera

 

 

“Henry Ford decidió un día «duplicar» el salario de sus obreros. La razón (públicamente) declarada, la celebrada expresión «quiero que mis obreros ganen lo suficientemente bien para comprar mis autos», fue, obviamente, un chiste. Las compras de los trabajadores constituían una fracción ínfima de sus ventas, pero sus salarios representaban una parte muy importante de sus costos […] La verdadera razón por la cual Ford duplicó los salarios fue que de esa manera podía enfrentarse al formidable cambio de la fuerza laboral. Decidió dar a los obreros un aumento espectacular para evitar que rompieran sus cadenas […]” Cohen (citado por Bauman, 2009, p.64).

El mundo de Aldous Huxley era feliz porque todo estaba controlado. El lema planetario era “comunidad, identidad, estabilidad”. Para lograr su cometido, el sistema estaba basado en el proceso Bokanovsky que les aseguraba la estabilidad social, mediante un complejísimo sistema de crear seres idénticos clasificados en castas diferenciadas que resultaban en una predestinación social. Cada ser desempeñaba la función que le había sido escogida y ninguno se increpaba al respecto. El mundo laboral en que nos desenvolvemos funciona con ciertas similitudes. Nuestro proceso Bokanovsky nos regula por los títulos académicos, los centros de educación, las ciudades; también, por las habilidades y privilegios de acuerdo a las disposiciones socio-económicas.

Cada persona -hace algo- en la gran máquina productiva, de acuerdo a lo que sabe hacer y a lo que le dejan hacer. Como retribución recibe un salario que debe invertir en su sostenimiento en un sistema cíclico en donde el dinero regresa a su origen. Es el fordismo en pleno. Las aparentes facilidades laborales -sí las hay- es al modo de Henry: prestar dinero a sus obreros, para que se endeudaran con la misma empresa y no pudiesen liberarse por su propio monto. Al trabajador se le va la vida cumpliendo horarios, marcando tarjeta, mostrándose sumiso con los jefes, a la defensiva y en competencia permanente con los compañeros de trabajo, indulgente con los clientes, mordaz con sus familiares.

El trabajo es una necesidad, algo hay que hacer: unos roban y asesinan para que otros juzguen y encarcelen, unos prometen paraísos de cucaña para que otros se llenen de miedos y no se increpen por nada, unos mandan otros obedecen, unos se endeudan otros se enriquecen. El trabajo es un derecho fundamental que debe basarse en la dignidad y respeto. Por eso el 1 de mayo se celebra el día internacional del trabajo, y son justas las exigencias por las reivindicaciones sociales y laborales de las clases trabajadoras.


Bibliografía

Bauman, Zygmunt. (2009). Modernidad líquida. México: Fondo de Cultura Económica.

Caricaturas de El Tiempo y El Espectador (Fechas señaladas en cada caricatura).

Huxley, Aldous. (2005). Un mundo feliz. México:Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V.

Anuncios

Derecho a la libertad de expresión y al humor político en Colombia: ¡Con toda vamos con Matador!

Felipe Andrés López García

Rosa Patricia Quintero Barrera

Portada de Julio César González en su página de Facebook

Portada de Julio César González en su página de Facebook

Colombia se despierta con una noticia triste y con un sinsabor: Julio Cesar González, más conocido como Matador, depone su lápiz y papel en las redes sociales. La decisión de uno de los cronistas gráficos de la política colombiana responde a las amenazas de muerte que ha recibido por parte de fanáticos que se nutren de los discursos dogmáticos de algunos de  sus líderes. Algunos seguidores del Centro Democrático consiguieron que el caricaturista de la cotidianidad sociopolítica de la nación, bajara su lápiz y dijera: ¡No más! Lo paradójico es que ni se ruborizan, ni se inmutan, ni argumentan. Ahí sí, la jerigonza no recae en el populismo, en el castrochavismo, en la venezolización, no salen a las calles a marchar. Es lamentable como se silencian a las voces que generan crítica, análisis; pero sobre todo, que le dan al colombiano del común, otra perspectiva de la realidad política. Así callaron para siempre a Jaime Garzón. Ahora ubican en la palestra pública a Matador; también ese lugar lo han ocupado Vladdo, Daniel Samper, intelectuales, artistas, en fin, el que le que lleve la contraria.

La sentencia a muerte ha sido una práctica implementada por los administradores del poder. Taussig (2012) sostiene que: “El espacio de muerte es importante en la creación de significado y de consciencia, y en ninguna parte tanto como en las sociedades donde la tortura es endémica y en donde florece la cultura del terror” (32). La polisemia de la muerte, tanto de facto como simbólica es quizá uno de los aspectos que más terror forja. Ejemplos en la historia y presente del país se hallan por doquier: torturas, falsos positivos, crímenes de Estado, matanzas y ajusticiamientos de los actores armados;  señalamientos e inculpaciones a intelectuales, profesores, estudiantes, sindicalistas, líderes de movimientos sociales. En este momento, el turno es para Matador. Quienes ejercen el poder han logrado gran audiencia en la población debido a la complicidad de los medios de comunicación, al punto de polarizar al país entre una derecha y una izquierda, cuyos bordes son difusos y contradictorios. Incluso han logrado el beneplácito ante la muerte y los asesinatos de personas de tendencias políticas disidentes y subalternas, hasta la añoranza por sus muertes de las maneras más impunes.

Muy preocupante el fanatismo y la violencia a causa de las preferencias políticas. De donde venga el fanatismo y la violencia es demasiado grave. En Colombia prima la intolerancia. Aquel que increpa al statu quo, es señalado, ridiculidizado, es apartado de su trabajo, y lo peor e inaceptable es acusado de muerte.

La negación, invisibilización y estereotipación de maneras diferentes de pensar y de actuar son reforzadas por los medios de comunicación hegemónicos, en los lemas y publicidad política. De manera tal, que personas que asumen posturas diferentes como por ejemplo académicos, sindicalistas, caricaturistas, líderes de movimientos sociales son encarcelados, exiliados y asesinados; a manera de control social y de escarmiento público.

 


Bibliografía

Quintero Barrera, Patricia. (28/11/2017). Matador: Cronista gráfico de la historia política colombiana. Recuperado de  https://etnicografica.wordpress.com/2017/11/28/matador-cronista-grafico-de-la-historia-politica-colombiana/

Taussig, M. (2012). Chamanismo, colonialismo y el hombre salvaje. Un estudio sobre el terror y la curación. Popayán: Editorial Universidad del Cauca.


Enlaces recomendados

Amenazan de muerte al caricaturista “Matador” por sus críticas en las redes. Caracol Radio. http://caracol.com.co/radio/2018/04/03/nacional/1522755248_332518.html

Caricaturistas en el mundo, amenazados por islamistas y gobiernos: CPJ. Aristegui Noticias. https://aristeguinoticias.com/1905/mundo/caricaturistas-en-el-mundo-amenazados-por-islamistas-y-gobiernos-cpj/

Hay pocos caricaturistas amenazados pero si son coaccionados, denuncian
ALEJANDRO PACHECO/SDPNOTICIAS.COM mar 10 nov

Guerrero, Juan Carlos. (2008). Caricatura y performance en los diálogos interculturales. Revista de Estudios Sociales No. 30 rev.estud.soc. Bogotá, Pp.46-57. http://www.scielo.org.co/pdf/res/n30/n30a05.pdf 

Las redes sociales se solidarizan con Matador tras denunciar amenazas. El caricaturista Julio César González dijo a través de Twitter que ha recibido intimidaciones. El Tiempo.  http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/reacciones-en-redes-sociales-tras-amenazas-al-caricaturista-matador-200722

Martínez-Valencia, Francia. (2011). La caricatura editorial colombiana. Una perspectiva semántica y pragmática. . Filología y Lingüística 37 (1): 213-227.  https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/filyling/article/viewFile/2355/2309

Tuiteros recuerdan caricaturas de ‘Matador’ como respuesta a su anuncio de irse de redes. Pulzo.  http://www.pulzo.com/nacion/tuiteros-respaldan-matador-publican-sus-caricaturas-PP463986

Van Dijk, Teun A. (2004).“Discurso y dominación”. En Grandes Conferencias en la Facultad de Ciencias Humanas No. 4, f. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Pp. 5–28.

Quino: etnógrafo permanente de los mundos vividos y de los posibles

Rosa Patricia Quintero Barrera

 Joaquín Salvador Lavado Tejón –Quino- es detallista en todo de lo cotidiano, desde lo aparentemente trivial, hasta los contextos nacionales/mundiales/universales, cruzados por la Guerra Civil Española, el Peronismo, la II Guerra Mundial, la Guerra Fría. Irradiado por el genio de contar historias con viñetas de una página, de algunos cuadros. Entremezcla del humor que cruza fronteras por los referentes conocidos, que por tanto resultan comunes. La maestría de quien sabe de las Artes Bellas, para poder expresarse con dibujos que rompen trazos naturalistas y clásicos. Insiste en que es necesario conocer las técnicas para desarrollar sus propias formas. Lo mismo ocurre en la etnografía, en la que no sólo vale la mirada juiciosa, sino también el talento de la escritura que amalgama de formas maravillosas lo observado y lo leído tantas veces, que da espacio a los giros literarios porque se ha entendido lo estudiado.

Quino ha sido muy cercano del cine, ya sabemos que Dar la cara le sirvió de algún punto de fuga para su vida junto a la niña rebelde que siempre quiere cambiar al mundo o bajarse de él. Con Chaplin se identificó, tampoco quiso hablar; Quino prefirió dibujar. Porque: del lápiz sale cualquier cosa, sale lo que uno quiera, con ese instrumento se tiene un poder increíble. Sí dentro de un lápiz puede salir todo esto, yo quiero hacerlo. A Quino, se le dio más expresarse con trazos excepcionales de crítica y humor. Ya lo dice varias veces, el humor se mueve entre el chiste y el dramatismo, es la junta de la risa y de la angustia.

Al publicar, evidencia errores que dibujó -según él-. Entre sus seguidores lejos estaría pensarlo. La autocrítica lo lleva a inquietarse por sí el lector entendió lo que quería decir. El afán del tiempo que es exigencia para tener listo el trabajo que se publica, a veces implica dejar inconclusa la idea que requería madurarse un poco más. Por fortuna, quedan otras páginas en blanco de su libreta de dibujo, para reconstruir sus ideas. Es la posibilidad en la creación e interpretación de volver/quedarse/irse en el dibujo de los contextos; sea con trazos o con palabras.

En el ser humano de Salvador Lavado convergen sus circunstancias familiares. Su abuela de pensamiento de izquierda; su orfandad temprana; su tío don Joaquín era pintor y hacía afiches de películas, lo incitó a sus primeros dibujos a manera de divertimento. También su desapego a la tecnología. El cine que le mostraba a unos personajes buenos y a otros malos, entre norteamericanos, rusos y japoneses. El mismo antagonismo de las cintas, lo veía en la religión. De la Biblia sacó historias fantásticas, gustó de coleccionarlas, las leía sin ánimo religioso; esas narraciones le sirvieron para desarrollar argumentos, para saber quién es quién.  El nazismo le generó un atractivo perverso, le inspiró para sus críticas al autoritarismo, sectarismo y también para algunos trajes de sus personajes.

Su obra más conocida, sin duda es Mafalda, y a ella no volvió a dibujarla desde 1973, de haber seguido con la historieta, habría sido de la mano de Libertad y de Miguelito: la junta de la angustia de lo imposible y del drama del capitalismo. Pero el Maestro Quino, no dejó de expresarse, ha tenido mucho que decirnos, con su infaltable análisis crítico y profundo acerca de los ámbitos humanos. Su manera de contar sobre los mundos transitados y los posibles, ha encontrado eco entre muchas personas de distintas coloraciones nacionales, por la cercanía de los contextos y de las preocupaciones por nuestro devenir como especie.

 


Fuentes consultadas

Conferencia de Quino: entre la angustia y el humor. Escuela SUR del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Publicado el 29 may. 2015. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=Eih5o_VCtUQ&t=444s

Página oficial Quino http://www.quino.com.ar/

 


Otra entrada de Etnicográfica relacionada con este tema

Película “Dar la cara” y Mafalda: la niña terriblemente ética

 

Película “Dar la cara” y Mafalda: la niña terriblemente ética

Rosa Patricia Quintero Barrera

 

…yo necesito que ganés, todos necesitamos un pequeño triunfo,

aunque no sea gran cosa, entendés…

Fragmento de un diálogo en la película Dar la cara

 

Dar la cara, la película dirigida por José A. Martínez Suárez, en blancos y negros, muestra la vida de tres muchachos después de haber prestado el servicio militar en la Argentina de los años sesenta. No sólo inspiró a Quino a tomar el nombre de Mafalda para Mafalda; sino también las incertidumbres del cotidiano, del real que Beto, Bernardo y Mariano cruzaron hacia el ciclismo, la política y el cine. La película refleja el sentir y la praxis de los bonaerenses de la época, cruzados por los miedos al fracaso, a la mala suerte. Aunque, sabían que sí eso ocurría, era porque estaban viviendo. Los muchachos transitaban entre protestas por los derechos a la vida digna, fiestas, romances, exámenes en la universidad, entrenamientos de la bici de competencia, caminatas por la ciudad buscando locaciones para la película. Es Mariano quien conoce a la madre de Mafalda, y la escena dura unos minutos, la bebé que tiene nombre de princesa no vuelve a aparecer en la cinta.

La historia del personaje de Mafalda es harto conocida. Surgió del encargo que una empresa de electrodomésticos que hizo a Joaquín Salvador Lavado Tejón, para publicitar sus productos mediante una viñeta que mostrase a una familia ideal. Quino dibujo doce historias, que no fueron tomadas por la empresa; pero un amigo suyo las publicó en Primera Plana, y al acabarse las viñetas, le pidió al dibujante que continuara con la historieta, ya que había sido bien recibida por los lectores del diario.

Mafalda es la niña terriblemente ética. Su voz -por supuesto- se alza en la defensa de los derechos y la dignidad de las personas. Quino sí debió inspirarse en Dar la cara, no sólo por el nombre de la bebé, sino por el contexto que exhibe la cinta, de inequidad, de falta de oportunidades, de pobreza, de exclusión. En la huelga que muestra la película los protestantes llevan pancartas, arengan y colocan carteles con:

¡Decimos rotundamente no! Desde hace dos meses 600 desocupados. En defensa de la nación. ¡Paro general! Por la actualización de los convenios colectivos. Contra la carestía de la vida, para que se pague regularmente a los jubilados y a los empleados del Estado. Contra la desocupación y la miseria. El pueblo aplastará a los monopolios. Ha sido clausurado, las instituciones culturales y artísticas del país. ¡Exigimos su reapertura!

A través de la voz de Mafalda, Quino pedía paz, dijo Carlos Garaycochea. En 1973 no quiso volver a dibujarla, el cansancio lo alcanzó, la veía repetida, con finales predecibles. Quino y la princesa Mafalda se dejaron. Ya él no quiso trazarla más, no quiso llevarla al universal de las tragedias. Pero ella le persigue, no quiere acallar su voz, le respira bien cerquita: ya sea con los innumerables premios que ha recibido, las conferencias y entrevistas que atiende, las traducciones de los libros, las publicaciones.

Mafalda es la niña terriblemente ética porque piensa en la otredad. Se preocupa por las mujeres que ya no aspiran sólo a tener hijos y a complacer a un esposo, piensa en la educación y en lo poco que ofrecen algunos maestros que silencian la crítica, ve al mundo lleno de heridas que urge de cuidados intensivos, comparte con Guille su hermanito la plenitud de lo escaso que les espera, cuestiona las brechas generacionales. La rebeldía de Mafalda con lo instituido, es lo que la hace reflexionar sobre el sentido de la vida, y eso justo es la ética para Enrique Dussel: proyectos de vida que exijan cambiar las conductas hacia los demás, hacia la naturaleza en la vida cotidiana como totalidad de existencia. Por eso, la niña que no gusta de la sopa, también canta con The Beatles: Imagina toda la gente viviendo la vida en paz. 

 


Fuentes consultadas

Conferencia “Una historia de Mafalda: potencialidades y desafíos del humor” [2015]. Universidad Alberto Hurtado. Chile. 2015. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=T7ZdYPb-O_s 

Conoce a Quino (El creador de Mafalda). Publicado por Alejandro Boglione. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=KFanNR-Ti1Y

Enrique Dussel Clase de Ética. Disponible en https://www.youtube.com/watch?time_continue=1137&v=dDZxrRtOqpk

Martínez Suárez, José A. (Director). 1962. Dar la cara. Argentina. 111 minutos. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=Teluh-MVMlQ

Los adentros y los afueras en fotografías

Rosa Patricia Quintero Barrera

Dedicado a los míos, mis tíos, María e Iván.

A unas horas de viaje queda el hogar rodeado de arcoiris de verdes, de música para la bohemía, como diría Willie Colón y el cariño de los que se quieren desde siempre. La amplitud que se hace posible en el Valle del Cauca, en los adentros y los afueras de las casas. Afuera los árboles que crecen erectos hacia el azul-cielo. Dicen que el que a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija; y de eso, bien sabe el samán. Ellos, los árboles, son longevos, sobreviven a los homo-sapiens que los siembran; y, guardan con celo el secreto de sus vidas, mientras les cubrieron con su manto y con sus frutos. Al samán le acompañan, los tulipanes que conservan sus modos de acuerdo a las estaciones del viejo continente, el árbol de coco, las orquídeas, el viñedo enredado en guaduas, que servirá para los vinos. No faltan las gallinas, sus gallos, sus pollitos, conversando sobre la cotidianidad de la finca El Amparo, en Ginebra, la ciudad musical de Colombia.

Adentro, el calor del hogar, de la familia que ha sabido resistir los catorce años fatídicos, que aún celebra hasta los chistes repetidos. Se cruzan allí novedades tecnológicas con las viejeras para escuchar música y dejar el vestigio del momento en la fotografía.

Entre los dos ámbitos, el adentro y el afuera, están Dana y Tora, han perdurado a otros queridos perros, que ya acompañaron y que como ellas, recibieron y esperaron a sus humanos, con la sonrisa de su ladrido, de sus pelos por doquier y de sus ganas inagotables de merecer caricias y juegos.

Acá sólo brevedad, porque los tres días dejaron recuerdos, de esos que consolidan los lazos de parentesco, que renacen impulsos del seguir pese a tanto.

 

Aniversario de Etnicográfica

Justo hoy, etnicografica.wordpress.com, cumple nueve años de transitar en el cibermundo.

Especial gratitud a quienes han tenido la generosidad de publicar acá, a los Blogeros de WordPress, a quienes lo siguen por correo electrónico y a quienes les gusta por Facebook y Twitter; por su constancia, participación, cariño y paciencia.

También agradecimientos a WordPress que es un maravilloso sistema de gestión de contenidos y la plantilla Quintus que le ha sido característica al Blog desde su inicio. Ya contamos con 372 entradas, 23 páginas, 243 comentarios y 1065 seguidores.

Los aniversarios son fechas especiales, ciclos que se cumplen y otros que vendrán. Reflejan momentos de introspección sobre el pasado y un planeamiento sobre aquello que se hará. Seguiremos experimentando y divirtiéndonos con la etnografía y con la antropología literaria de lo subalterno y de lo cotidiano.


¡Éste aniversario es por todos ustedes!

Etnicográfica les espera con sus publicaciones, comentarios, visitas y sugerencias.

¡Un enorme y cálido abrazo a todos los seguidores de este sitio!

Lo predecible de saber preguntar

Rosa Patricia Quintero Barrera

El trabajo de campo como se le conoce al acercamiento a aquellos con quienes se quiere hablar a profundidad sobre algo, implica –tanto- interés de quien pregunta como de quien responde, para lograr enredarse ambos en el diálogo.

Así, ocurrió el encuentro entre dos conocedores de la etnografía y de sus propias historias. No sé, si entrevistar de esa manera sea propicio. Porque llegar a los puntos aparte o a los puntos suspensivos, a los silencios, a las omisiones que suelen decir más, convoca a la vicisitud de profundizar o de cambiar el punto de fuga. Conversar con alguien que transita movedizo entre  el método etnográfico, el tema y la vida misma, recuerda la pericia que no se quiere conservar para ahondar en los temas.

Tantas formas de entrevistar. Las más fáciles son las de preguntas establecidas seguidas por respuestas que se anticipan; y las otras, en las que también se prevé qué va a ser dicho, pero permiten un juego de palabras/miradas/complicidades más detenidas/elaboradas/dispuestas. Se alcanza a respirar antes el hipertexto que va a inundar el aire, que va a ser dicho. Sólo es la pericia de quien observa/induce/lleva casi a desiertos sin salida si tiene a bien detenerse o seguir.

Quizá similitudes buscadas, que satisfarán premisas por la obviedad que dispone lo empírico y lo que ya se conoce. Se quedan en lo vano/fútil/cotidiano del arte de saber preguntar. Anidan en el sinsentido, por el contexto de cualquier entrevista, en la que las respuestas se saben y las preguntas también.

Por eso, en la mirada antropológica preferimos la observación. Sin colocación/suelta/divertida/espontánea, in situ como dirían los que se guardan en el saber. Diálogos y encuentros de ethos que subsisten en el mismo calendario, pese a que las existencias no sintonicen. No tienen por qué acordar, son senti-razones plurales. Y justo, eso, hace tan excepcional/maravillosa/inquietante la naturaleza humana, que –siempre- merece ser sorprendida por unas ciertas notas en una libreta de campo; que con letras de tinta verde no sólo registran las palabras y las corporalidades, sino también las pausas, las metáforas y los silencios intermitentes que más cuentan.