Tzvetan Todorov y el descubrimiento del otro

todorovRosa Patricia Quintero Barrera

 

Tzvetan Todorov, piensa y vuelve a pensar sobre su propio quehacer intelectual y vital. Le conmovió tanto, su tránsito de la Bulgaria Comunista a la Francia Demócrata Liberal, al punto de asirse al estudio de lo que sucede cuando se encuentran los mundos. Cómo se piensa, se entiende o no se entiende al otro.

Su oficio de Crítico Literario le permite situarse entre él mismo y sus sujetos/objetos de estudio. Se detiene en la historia de los conflictos, sin dejar de lado las presencias inherentes, quien escribe y el hermeneuta de sus textos; ya que en últimas, ambos terminan familiarizándose con ciertas problemáticas de estudio. El intelectual mira desde sus herramientas abstractas, se le convierten en improntas conceptuales y metódicas de viajes de encuentros con esos otros, también dotados de identidades.

Todovov se tomó cuarenta de sus años para escribir su primer libro, La Conquista de América, porque el tiempo precedente lo dedicó a estudiar y a estudiarse, quizás a anidar filosóficamente. Su maravilla por América, nació en un curso de Crítica Literaria que hizo en México, y para narrar el mundo que quiso ver, se dejó atrapar por los relatos. Por eso, cuenta la Conquista de América valiéndose de historias de los Conquistadores; como aquella en que Cristóbal Colón, alardeando de sus saberes astronómicos, que le anticipaban un eclipse, amenazó a los oriundos de la costa de Jamaica, con robarles la luna sino le daban alimentos a él y a su tropa.

Todovov va más allá del texto, más allá de la descripción; le da por detenerse en las proyecciones de sueños y de fantasmas sobre realidades que se juntan -a ratos- entre quien estudia y los sujetos protagónicos de fragmentos de vida.

Les dejo con su propia voz, en la siguiente entrevista a cargo de los profesores Miguel Giusti y Fidel Tubino en el campus de la Universidad Católica de Perú:

Anuncios

Fetichismo de las citas a pie de página

Nota al pie de las notas al pie. Mauricio Gómez Morín. Malpensante.

Nota al pie de las notas al pie. Mauricio Gómez Morín. Malpensante.

A las referencias bibliográficas en la academia se le atribuyen los poderes sobrenaturales  de explicar o de relacionar aquellos argumentos que al escritor le quedan caros. Quizá no, pero que se vale de otro autor, uno afamado en el mundo científico, para validar su disertación.

No basta que un estudioso escriba sobre el tema que le ha cobrado tiempo, esfuerzo energético, cavilaciones constantes, a veces hasta el borde del sin fin de horas insomnes.   Más aún, sí no goza del prestigio y del reconocimiento de sus colegas que forman parte de las pléyades intelectuales: “La doblez académica del yo subordinado al autor famoso pasa al periodismo: el entrevistador que se arrastra, fingiendo admiración, para exhibir al entrevistado” (Zaid, 2005). En Colombia ese reconocimiento debe ser avalado por Colciencias, en donde aparecen las trayectorias de publicaciones en revistas que están clasificadas en categorías de indexación que indica la -supuesta- calidad del escrito y de paso de quien escribe.

Las notas a pie de página tienen distintas colocaciones en la geografía de los escritos, van de acuerdo a las modas vigentes en la escritura. Pueden estar al final de los capítulos, al final del texto, en las margenes o en la misma página. Hoy día es más común verlas en la misma página, en consideración a la comprensión rápida de quien lee.  En los pie de página se consigna información complementaria y en algunos modelos de referenciación son utilizados para indicar las fuentes bibliográficas. “La multiplicación de llamadas obliga a numerarlas. La hinchazón del segundo autor llega al extremo de crear un andamiaje crítico aparatoso que sepulta al primero. En vez de usar los andamios para facilitar la lectura del texto, éste se reduce a pretexto: una especie de cita extensa, total, para el verdadero texto, que son los comentarios” (Zaid, 2005).
La idolatría a las referencias bibliográficas se manifiesta en algunos centros académicos que exigen números determinados de notas al pie de página de referenciación bibliográfica, con el pretexto de demostrar la cantidad de textos leídos por quien escribe. Como sí el hecho de señalar una referencia indícase que en efecto el texto ha sido estudiado a plenitud; o se trata de la estrategia de citar por citar, sin conocer a los autores ni a sus obras. Según Gabriel Zaid (2005) las notas a pie de página “son molestas, recurrentes y omniscientes. Están en todas partes. Infestan los trabajos académicos. Entorpecen la prosa. No dejan pensar. Y encima se apoderan de la totalidad del texto”

Y escribiendo sobre la necesidad de validar lo escrito, les dejo con el análisis que -sin duda- mejor hace Gabriel Zaid en la Revista Malpensante:

Zaid, Gabriel. (2005). Nota al pie de las notas al pie. Revista El Malpensante. N.62. Bogotá

Presunto pasado nazi del antropólogo Gerardo Reichel-Dolmatoff

El antropólogo y arqueólogo colombo – austríaco, Gerardo Reichel-Dolmatoff, es considerado como uno de los padres de la Antropología en Colombia. Durante el 54 Congreso Internacional de Americanistas realizado en Viena, Austria, entre el 15 y 20 de julio de 2012, su discípulo el antropólogo Augusto Oyuela-Caycedo tenía a su cargo la conferencia de apertura del homenaje que precisamente le hicieron a Reichel-Dolmatoff.

Oyuela-Caycedo dijo: “A mí me duele leer esto. Disculpen, me duele porque yo conocí a Gerardo Reichel…”. La revelación de que habría sido nazi y pertenecido a la organización más poderosa de la Alemania fascista y que habría entrenado a guardianes para un campo de concentración, generó gran conmoción en la comunidad científica del mundo.

El antropólogo Roberto Pineda, de la Universidad Nacional, considera que esto “es una alarma para la antropología, pues no se suele explorar los entornos familiares de sus actores”. Pero exige un debate balanceado, pues “Gerardo tuvo gran influencia en la investigación de los indígenas en Colombia”. Andrés Barragán, de la Universidad de California, dice: “Tengo la sensación de que, si lo que se le atribuye es cierto, Reichel tuvo una rectificación en su vida. Se debe dar un debate con altura que abarque ciencia y política en este país y que le evite problemas a la familia”. Martin von Hildebrand, ganador del Nobel Alternativo y colega cercano de Reichel-Dolmatoff, argumenta de similar manera: “El debate no debe quitarle valor a su obra. Él vivió una época terrible y tuvo un pasado desafortunado, pero fue secretario general de Francia Libre y trabajó con pueblos indígenas. Su aporte, incluso su valor moral en Colombia, no se pierde” (Jiménez Santofimio, 2012, Revista Arcadia).

 

Apertura del Homenaje a Reichel-Dolmatoff a cargo del Antropólogo Augusto Oyuela-Caycedo: Gerardo Reichel-Dolmatoff: su pasado, legado y problemas:

 

Antropólogos colombianos hablan del presunto pasado nazi de Gerardo Reichel Dolmatoff para la franja de Hagamos Memoria de Canal Capital:

 

El Antropólogo Carlos Alberto Uribe de la Universidad de Los Andes, habla sobre la noticia del posible pasado nazi de Gerardo Reichel-Dolmatoff. De paso, Uribe presenta el origen de la Antropología en Colombia y señala la importancia de la obra de Reichel-Dolmatoff para el desarrollo de la disciplina antropológica:

El Antropólogo Roberto Pineda expone “La antropología de Gerardo Reichel Dolmatoff: una investigación a cuatro manos”:

Dossier de documentos relacionados con este tema

Jiménez Santofimio, Camilo. (2012) La historia oculta. El pasado nazi de Reichel-Dolmatoff. Documentos recién descubiertos confirman la participación activa del fundador de la antropología en Colombia en el régimen de Adolf Hitler. Revista Arcadia Edición 83

De los Alpes a las selvas y montañas de Colombia: El legado de Gerardo Reichel-Dolmatoff. Carl Henrik Langebaek

La historia del pasado nazi del padre de la antropología colombiana. Investigadores reconstruyeron con detalle la vida en Alemania de Gerardo Reichel-Dolmatoff. Patricia Salazar Figueroa. El Tiempo, 25 de agosto de 2012

Estereotipos racistas de indígenas en el cine: Reel Injun

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Los indígenas, igual que otras sociedades consideradas por el sistema hegemónico como subalternas, han sido representados en el cine de modos colonialistas que refuerzan los estereotipos excluyentes. Reel Injun es una película documental canadiense realizada en 2009 por Neil Diamond, Catherine Bainbridge y Jeremiah Hayes. Ellos son indígenas norteamericanos y desde su mismidad analizan cómo han sido representados  en el séptimo arte.  Reel Injun contiene fragmentos de muchas películas, comics y entrevistas con personas especialistas en el tema: Directores, escritores, actores, entre ellos se destaca Clint Eastwood.

Inicia con las reflexiones de Neil Diamond acerca de lo que pensaba cuando era niño y veía películas del oeste: “Los buenos eran siempre los vaqueros y los indios, los villanos … íbamos con los vaqueros sin darnos cuenta que éramos los indios”. Alude al Llanero Solitario y su fiel amigo Toro, a Pocahontas, a la película Danza con Lobos, los campamentos de indios que eran los divertimentos para que los blancos  jugaran a ser vaqueros y los indios siempre perdían.  Reel Injun analiza como el cine western muestra el lenguaje de los indígenas: Siempre simplicado, sin usar artículos ni conectores, o palabras al revés. Con la evidente intencionalidad de registrar a los indígenas como carentes de complejidad en su pensamiento, como infantiles, sin inteligencia.

También nos recuerda el momento en que el extraordinario Marlon Brando se negó a recibir el premio Óscar del 5 de marzo de 1973 por su interpretación de Don Vito Corleone en El Padrino y envío en su nombre a la actriz de origen indígena, Sacheen Littlefeather, quien lo excusó de asistir a la ceremonio debido a que Brando no estaba de acuerdo con el tratamiento que recibían los indígenas norteamericanos en las películas hollywoodenses y por los gravísimos acontecimientos que ocurrían por aquel entonces en Wounded Knee:

 

En suma, Reel Injun es un documental para ver, analizar y reflexionar sobre como los divertimentos aparentemente inocentes son un refuerzo a la ideología y a las prácticas discriminadoras y excluyentes, igual que ocurre con el blackface que se refiere al maquillaje que se emplea en el teatro para representar a una persona de etnia negra africana (Hace poco en Etnicográfica publicamos una entrada al respecto VER ACÁ).

Los directores de este documental dejan la lección de que los seres humanos deben ser representados por sus emociones, no por sus estereotipos, que los indígenas quieren ser evidenciados como seres humanos. ¡Que es necesario recuperar la dignidad y el respeto hacía la alteridad cultural!

Blackface: Reafirmación de los estereotipos racistas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El término blackface se refiere al maquillaje que se emplea en el teatro para representar a una persona de etnia negra africana. Es “una forma de entretenimiento donde el actor se pinta la cara de negro y exagera rasgos, gestos y acento de las personas afrodescendientes” (Kapkin, 2015).

En Colombia el cuentachistes mestizo Roberto Lozano, creó al soldado Micolta: “Ningún personaje afrocolombiano goza de popularidad digna en la televisión colombiana. Este honor se lo lleva el Soldado Micolta, quien representa el racismo frontal que se ha venido evidenciando en muchos programas de la televisión colombiana.  El Soldado Micolta homogeniza a los hombres afrocolombianos, en primer lugar, porque considera que todos tienen el mismo acento y pronuncian mal el idioma español, segundo Micolta representa el infantilismo, es decir, los hombres afrocolombianos no han tenido la capacidad de madurar, de usar su intelecto. Micolta es torpe, perezoso y fanfarrón. Parte de los prejuicios racistas que se han construido contra la población afro desde hace varios siglos en diversos continentes” (Karabalí, 2015).

Desde octubre de 2015 varios colectivos: Afro descendientes pro Derechos Humanos Univalle Benkos Vive, Palenque Universitario, Somos Identidad, Movimiento Cimarrón, Asociación Kombilesa y el Encuentro Nacional de Estudiantes Universitarios Afrocolombianos, Chao Racismo, entre otros; se movilizaron para protestar y denunciar esta expresión de racismo y discriminación en el programa “Sábados Felices” de mayor tradición humorística en la televisión colombiana. Enviaron cartas al Canal Caracol, a la Autoridad Nacional de Televisión y al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Luego llevaron la demanda ante la ONU (Kapkin, 2015).

La denuncia no va sólo en contra del Soldado Micolta: “No sólo es sacar ese personaje nefasto, es también que nos incluyan, que también queremos salir y no sólo como la empleada doméstica, la prostituta, el ladrón, el trabajador de construcciones o el policía. También queremos participar de esa construcción que es incluyente”, dice Darwin Balanta, estudiante de la Licenciatura en Ciencias Sociales de la Universidad del Valle (Kapkin, 2015).

El Canal Caracol, propietario del programa “Sábados Felices”,  planteó que: “El Soldado Micolta no va a morir. Va a migrar a otro personaje que va a salir con el rostro pintado de camuflado. ‘Sábados Felices’ reúne a las familias y lo menos que queremos es hacerle daño a alguien. Solo queremos reírnos de nosotros mismos tras una semana dura para todo el mundo” (Revista Semana, 2015).

El blackface ratifica la discriminación y el racismo hacia los afros, en “muchas ocasiones la falta de información hace que muchas personas lo interpreten como un acto inofensivo y pintoresco, pero nada más lejos de la realidad (…) Su origen es la historia de millones de negros esclavizados, que lucharon y muchos de ellos siguen luchando por borrar el estigma de la esclavitud. Algo que se percibe tan lejano como la esclavitud y que la mayoría de las personas sentencia, se disfraza de una forma no tan sutil” (Hurtado, 2016).

¡No al racismo y a la discriminación, en ninguna de sus formas, ni simbólicas ni de facto!

 

Referencias citadas

Hapkin, Sara. (2015). El racismo contra Darwin Balanta, el activista que ayudó a sacar al Soldado Micolta.

Hurtado, Marjorie Paola.  (2016). Los disfraces y los estereotipos. Afrofemina.

Karabalí, Jesús. (2015). Racismo en la televisión colombiana: no más soldado Micolta. Las 2 Orillas.

Soldado Micolta: ¿Humor o discriminación? Revista Semana, publicado 2015/11/07 

“50 años del conflicto armado” de Alfredo Molano

Fueron 12 textos que el escritor y sociólogo colombiano Alfredo Molano publicó sobre el origen del conflicto armado Colombia, en el periódico El Espectador desde el 27 de julio de 2014. Estos escritos han sido considerados como los mejores sobre el conflicto colombiano y el surgimiento de las Farc hace 50 años.

Aquí los hemos recopilado del diario -de manera literal-  en formato PDF con el fin de facilitar su consulta:

50 AÑOS DE CONFLICTO ARMADO

Fuente: El Espectador

Sobre la crítica y el disentir: Alfredo Molano y Ángel Beccassino

Este es un intercambio de ideas sueltas, sin preparaciones acartonadas, de dos amigos que han compartido en lo intelectual y en lo espiritual las experiencias que resultan luego de los viajes hacia la otredad. Desde la introspección que lleva a la profunda sinceridad, piensan en la voz que se puede escuchar. Entonces, hablan de los caminos, las montañas recorridas, los encuentros con aquellos que antes no conocían. Los momentos inolvidables de abrirse al otro, esperando que también llegase al encuentro. Departen de la sorpresa, también del miedo, que brota cuando se descubre cómo viven, sienten y explican el mundo aquellos otros recién conocidos. Entre ambos analizan cómo se llega al disentimiento, a la crítica; sin más, mejor disfrutar del encuentro entre Alfredo Molano y Ángel Beccassino:

Fuente: Conferencia “El crítico no es un enemigo: Voces disidentes en un relato de país”, Ciclo de Conferencias Contexto Público 2015 – Di-sentir. Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Audiovisuales. Bogotá, 26 de septiembre de 2015. Coordina la entrevista Alexis De Greiff, Director de la Red de Bibliotecas del Banco de la República.