La versión actual del plagio: Copy-paste y el “Rincón del vago”

El plagio es definido por la Real Academia de la Lengua Española como: “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Hoy día ésta práctica se ha convertido en un hábito en las distintas etapas de la academia. Fomentada desde la educación en los colegios, en la que pocos profesores enseñan a sus estudiantes la manera de citar adecuadamente las  fuentes secundarias. Tampoco exigen que la bibliografía sea señalada.

Luego en la Universidad, se evidencia sobremanera cómo algunos de los muchachos al realizar un texto, proceden a leer de distintas fuentes, casi todas de internet, y después escriben con los datos que les queda en la mente. Ellos piensan que con señalar algunas referencias en la bibliografía es suficiente.

Sin embargo, es necesario citar en el cuerpo del documento, incluso cuando se trata de un resumen y por supuesto cuando se está copiando de manera textual. Además de señalar los datos completos en la Bibliografía. Existen varios modelos de citación, sobresale el uso en las revistas académicas y científicas: IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) y APA (American Psychological Association).

Muchas personas consideran que copiar y pegar es investigar. Esa práctica alimentada y fomentada por sitios gratuitos como: http://www.monografias.com/ (El centro de tesis, documentos, publicaciones y recursos educativos más amplio de la Red), http://www.buenastareas.com/ (Una exclusiva base de datos de ensayos para estudiantes) y http://www.rincondelvago.com/ , entre otros.  

Recurrir a estos sitios para copiar información y luego presentarla como propia, o sea, plagiar, es un recurso de personas que quieren obtener resultados en el estudio y en el trabajo, sin el menor esfuerzo. En la Revista Semana #24 de 2011, se sostiene que: “El promedio actual es de 1.800.000 visitantes únicos al día, con un aumento del tráfico de 29 por ciento cada año”.

El problema no es que existan esos sitios en el cibermundo, sino que al momento de realizar un escrito o cualquier tipo de trabajo académico, no se presenten las fuentes bibliográficas y no se aluda al autor. Lamentablemente, desde el sistema educativo, son los mismos profesores y las personas encargadas de los estudiantes – incluyendo a los padres de familia- quienes no asumen una responsabilidad en cuanto a los derechos de autor y a la ética en la labor intelectual.

Por supuesto, surge otro tema en el debate, relacionado con la calidad de la educación y la formación de individuos no sólo en saberes específicos sino también en valores. Personas que en lugar de caracterizarse por ser mediocres, tramposas y perezosas; más bien se dediquen a hacer por sí mismas las actividades que les corresponde en su propia formación y en su responsabilidad con la sociedad.

Fuentes recomendadas para profundizar sobre el tema:

El refugio de los perezosos, en la Revista Semana 24/09/2011 – Edición 1534 

La generación ‘copy paste’, en la Revista Semana 01/11/2008 – Edición 1383 

Anuncios

El video en la etnografía

La artesanía de la etnografía se teje de varias formas de guardar lo que captan todos nuestros sentidos: Cruces de subjetividades y objetividades, de referentes conocidos y otros que desconocemos, de otredades y alteridades, de sentipensamientos al estilo bello de Eduardo Galeano. El arte de dejar para nuestra memoria un momento registrado para siempre, sujeto a las modificaciones, complementos, articulaciones que las remembranzas se encargan de ocupar. Las fotografías y sus sucesiones en los videos -aunque sean digitales- permiten recordar, mostrar a otros, inmortalizar registros, describirlos en discursos de palabras que se pronuncian o que se escriben. Ocupa su lugar la  filigrana del registro de lo que ven nuestros ojos, de ese punto de fuga que se elije para dimensionar aún más la recordación. Les dejo con este video de hoy en la Tour Eiffel de los viajeros Amparo Barrera e  Iván Vladimir Aragón:

Año viejo año nuevo

De acuerdo al calendario gregoriano que rige en casi todo el mundo, el año se termina en 31 de diciembre. Para los chinos el 2016 iniciará el 8 de febrero y será el año del Mono Rojo de fuego. El final de cada año es un momento cargado de simbolismos de acuerdo a los contextos culturales. Una tradición que se resalta en Latinoamérica es la del “Año viejo”: Un muñeco elaborado generalmente con ropa vieja, inspirado en personajes del mundo político y social reconocido, y que genera impacto de renovación, cambio, expectativas para las personas. Aunque en el presente se encuentra prohibido, aún en algunas partes de Colombia, en particular zonas rurales y ciudades intermedias se acostumbra a llenarlo con pólvora, para ser prendido justo a las 12 de la noche.

La tradición del año viejo nos hace pensar en aquello que se quiere dejar atrás. Es una especie de catarsis que elimina lo malo, desagradable y desafortunado del año que termina; y los nuevos propósitos para el que comienza. Cuando deseamos “Feliz año”, hacemos una alegoría a los buenos augurios. Por eso, la intencionalidad de muchos de los rituales que algunos suelen hacer: usar ropa interior amarilla o roja, comer 12 uvas junto con el mismo número de deseos, darle una vuelta a la manzana con una maleta deseando viajar, regalar espigas de trigo, comer lentejas para la abundancia, abrazar a alguien del género opuesto para tener relaciones afectivas exitosas, portar dinero en los bolsillos para que no falte la plata a sus portadores, encender todas las luces de la casa para las buenas vibras, entre otras.

Sea cual sea la tradición cultural o su ausencia, acá en Etnicográfica aprovechamos la oportunidad para desearle a todo el parche cibernético un 2016 pletórico de nuevas ideas, innovación, creatividad, responsabilidad con nuestro planeta, mucha lectura y escritura y, sobre todo mucha unión y amor familiar. Felicidades y abrazos a todos!!!

 

 

 

Etnicográfica agradece a sus cibervisitantes y seguidores durante el 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 17.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 6 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

La Ley Lleras es un bochornoso espectáculo de indignidad que promueve el monopolio: Jorge Enrique Robledo

El senador Jorge Robledo en la sesión plenaria del Senado de la República de Colombia del 10 de abril de 2012, califica al trámite del proyecto de la Ley Lleras como un bochornoso espectáculo de indignidad a manera de presente a Barack Obama con motivo de la Cumbre de las Américas. Sostiene que este proyecto es parte integral del TLC y que va a producir inmensos  daños a la economía nacional: ruina del sector agropecuario, desempleo, pobreza y concentración de la riqueza. Añade que la Ley Lleras no es tan ingenua como se ha querido presentar, ya que el libre comercio es una especie de ficción para organizar cómo deben ser los negocios entre las grandes transnacionales del mundo. Se relaciona con el interés en reglamentar la propiedad intelectual del copyright y de las patentes, que a la comunidad le representan precios de monopolio desiguales con respecto a países como los EEUU: ¿qué pasa con el derecho colectivo de la comunidad a tener acceso a bienes más baratos, qué tiene que ver con la democracia en un país lleno de pobres y de rebuscadores?  

Sobre la libertad de expresión en los medios de información

Caricatura de Chócolo publicada en El Espectador el 27 de marzo de 2012

Radio Netherlands Internacional. Entrevista de José Zepeda a Ferrán Montesa (Director de Le Monde Diplomatique en español) sobre cómo la libertad de expresión no ha dejado de estar en peligro y no sólo en los países autoritarios. Hoy ha cambiado el concepto de la noticia que puede venir de cualquier medio. Estamos en la era de mayor información y la censura se ha tornado más sútil.

¿Importa más quién es el profesor o la manera cómo hace su clase?

 

¿Quién podrá enseñar mejor una clase de física compleja a un auditorio universitario? ¿El veterano profesor que dicta una cátedra o unos estudiantes de posgrado que interactúan con los alumnos utilizando artefactos electrónicos?

En el artículo “Para aprender más, importa más el método que el profesor”  se plantea que “es más importante lo que ocurre en la mente de cada alumno que quién es la persona instruyéndole”. Según un estudio realizado por Carl Wieman, físico ganador del Premio Nobel y asesor de Barack Obama en asuntos científicos. Esa conclusión derivó de un experimento que realizó en dos clases de física. Wieman encontró que “en el método interactivo no hubo casi nada de clases sino discusiones breves entre grupos reducidos, exámenes cortos, exposiciones y sesiones de preguntas y respuestas”. El resultado de las clases interactivas mejoró la asistencia y el grado de atención de los estudiantes, además de los resultados cuantitativos de calificaciones.

¡Interesante tema para pensar!

Habrá que mirar desde qué lado se hace ese análisis.

Lee el artículo AQUÍ