Úrsula como matriarca de la casa Buendía

 Alejandra Sandoval Pernett

Ilustración de Paola Escobar en Bacánika

Ilustración de Paola Escobar en Bacánika

A lo largo de la historia, el papel de la mujer aunque muchas veces relegado a un plano inferior, en realidad siempre ha sido uno de los más importantes. La base principal del hogar es la mujer, es la madre, es ella quien cría a los niños, los educa y quien manda en la cocina. Por estas razones fue considerada el sexo débil, incluso “la empleada” de la casa tanto por el hombre como por los demás habitantes dentro del núcleo social que es el hogar.

Sin embargo, Gabriel García Márquez, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982, en su obra cumbre “Cien años de soledad”, nos da una perspectiva diferente sobre la mujer, una diferente a lo que la sociedad nos ha querido siempre vender.

García Márquez, nacido en Aracataca, Magdalena, en la costa colombiana, debido a su contexto social, adquiere una habilidad de narrar historias con ciertas particularidades, cosa que llama mucho la atención del lector, resaltando así el papel de la mujer de una forma directa que atraviesa toda la novela.

García Márquez nos habla de Úrsula Iguarán, ella quien fue la base para la creación del hogar de los Buendía, la esposa de José Arcadio Buendía, quien crío a sus hijos, nietos y bisnietos hasta que las cataratas que le produjeron su ceguera o su misma muerte le diera fin a esta misión. Ella era quien mandaba en la casa, su reino, donde ocurrieron la mayor parte de eventos relatados durante el desarrollo de la novela. Ella como colaboradora de José Arcadio Buendía para la fundación de Macondo, “La laboriosidad de Úrsula andaba a la par con la de su marido. Activa, menuda, severa, aquella mujer de nervios inquebrantables, a quien en ningún momento de su vida se la oyó cantar, parecía estar en todas partes desde el amanecer hasta muy entrada la noche, siempre perseguida por el suave susurro de sus pollerines de olán” (García-Márquez, 2014, p.16).

El personaje de Úrsula puede asumirse como la matriarca de la casa Buendía y de Macondo en su fundación  al principio de la novela, fue ella quien impuso el orden y el respeto, siempre trabajadora, y con facilidad para adaptarse a los cambios del tiempo que ocurrían en Macondo. Su sabiduría dio pie para que ella fuera la primera en entender que a medida que el tiempo pasaba los cambios iban sucediendo y si no se adaptaba a ellos terminaría excluida de la sociedad y con ella su familia, su motivación principal para seguir adelante.

Ella que lloraba de indignación cuando una injusticia sucedía ante sus ojos, no se quedaba ahí, luchaba con su sabiduría, mientras las demás mujeres de la casa como por ejemplo Amaranta, correspondía a sus órdenes seguía con su legado. Sin embargo, el final de todo es la muerte, y con el tiempo se vuelve más agradable estar de ese lado al saber que la misión sobre la tierra se ha cumplido, al menos con la familia. La última mujer de los Buendía, Amaranta Úrsula recibiría su legado en forma directa, “Activa, menuda, indomable, como Úrsula, y casi tan bella y provocativa como Remedios, la bella, estaba dotada de un raro instinto para anticiparse a la moda” (García-Márquez, 2014).  Fue ella quien recibió los dones de su tatarabuela, contra ella no había nadie, rebelde y valiente ante las adversidades, amante de Aureliano Babilonia, no le importo que fueran familia, no fue un obstáculo para empezar su amorío, y dar a luz el único hijo concebido con amor después de mucho tiempo en la familia Buendía. Las mujeres de esta familia lucharon contra la tragedia que estaba sobre ellas, supieron afrontar las adversidades con su sabiduría adquirida en mayor parte por su matriarca Úrsula, dando lo mejor de sí por un mejor mañana para sus hijos, sobrinos,  sus esposos o amantes.

Reafirmando así García Márquez el trabajo tan importante de la mujer en el hogar, ella la base de toda estructura para la concepción de una familia que aun así marcada con la tragedia siguió adelante hasta que el último de sus integrantes moriría.


Bibliografía

Escenas ilustradas de Cien años de soledad. Por: Bacánika Sábado, 03 Junio 2017. Algunas escenas de Cien años de soledad según nueve ilustradores colombianos. Disponible en https://www.bacanika.com/cultura/literatura/item/cien-anos-de-soledad.html

García-Márquez, G. (2014). [1967]. Cien años de soledad. Bogotá: Grupo Editorial Norma.

Generalidades de Gabriel García-Márquez. Wikipedia Disponible en https://es.m.wikipedia.org/wiki/Gabriel_Garc%C3%ADa_M%C3%A1rquez


Gratitud a Alejandra Sandoval Pernett,

estudiante de segundo semestre de la asignatura Técnicas de investigación (Carrera de Diseño Visual, Facultad de Arte y Diseño, Institución Universitaria Colegio Mayor del Cauca, Primer semestre, 2018).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s